miércoles, 29 de febrero de 2012

PORQUÉ ENGORDAMOS


Porqué Engordamos - el proceso de acumular grasa corporal
En los tiempos de mi niñez (década de 1970) nadie se preocupaba de las calorías que ingería. Los productos alimenticios simplemente se ofrecían con atributos como sabor, precio, pero nunca por su contenido energético.

En estos tiempos de una obesidad con niveles epidémicos, mucha gente está preocupada por cuántas calorías consume.

Muchos productos se venden con la promesa de proporcionar cierta cantidad de calorías (en realidad kilo-calorías). 
En teoría, una mujer en edad adulta necesita consumir en promedio 1500 calorías y un varón adulto unas 2200 calorías al día.

El problema es que la mayoría de nosotros, que trabajamos en oficina o en el hogar, y que nos desplazamos en automóvil o en camión diariamente, requerimos aún menos calorías que este promedio. Aquellos que hacen deporte o ejercicio, obviamente necesitarán más que el promedio que mencioné.

Para efectos matemáticos del nuestro ejemplo, tomemos como base una mujer que necesita el promedio, es decir, 1500 calorías al día.

Ahora bien, cuando nuestro cuerpo consume más calorías de las que “quema”, el organismo tiende a convertir estas calorías extra en grasa, una forma eficiente de guardar energía para el caso de una escasez futura. Las grasas aportan 9 calorías por gramo, y al estar almacenada un gramo de grasa, puede ser convertida de nuevo por nuestro cuerpo en 9 calorías de energía cuando las necesitemos.

Así, si una mujer consume en exceso tan solo 180 calorías extra al día (lo que aporta una galleta de chocolate), es decir un total de 1680 calorías, cada día su cuerpo convertirá esas 180 calorías en 20 gramos de grasa, no es mucho, ¿verdad?. Pero a lo largo de un mes, habrá acumulado 600g de grasa corporal, en dos meses, 1.2 kg. A la vuelta de un año, ya tendrá en su haber 7.2 kg de grasa adicional a su peso ideal.

Pero esto no es todo, ciertos alimentos, como las mantequillas, margarinas, mantecas aceites refinados (sí, por desgracia TODOS los aceites incluyendo el de oliva), al ser alimentos aislados artificialmente, van directo a de nuestra boca los depósitos de grasa (lonjas o llantas, celulitis, etc.). La causa de este fenómeno es que nuestro cuerpo está diseñado para procesar carbohidratos complejos, proteínas y grasas en su estado natural (por ejemplo el contenido calórico del brócoli es: 50% de proteínas, 25% de grasas y 25% de carbohidratos), pero no para procesar elementos alimenticios de manera aislada.

También, un nivel alto de insulina en la sangre es un disparador de acumulación de grasa corporal. Los niveles de insulina se elevan consistentemente por cada kilogramo extra que tengamos por encima de nuestro peso ideal, así que se crea un efecto de “bola de nieve” o “círculo vicioso”: ¡mientras más engordemos, más facilidad tenemos para engordar aún más!

Algunos alimentos como las harinas refinadas o el azúcar crean picos de insulina que a su vez fomenta la acumulación de grasa corporal.

Como vemos, la matemática de las calorías no lo es todo, hay alimentos que disparan y multiplican el proceso de engordar.

En el siguiente número analizaremos el proceso de adelgazar.

Por: Vicente Victorica
Autor del libro “
La Dieta final

ERRORES MAS COMUNES PARA ADELGAZAR

¿Ha cometido usted alguno de los 5 Errores más Comúnes para Adelgazar?
Es difícil saber de alguien que no haya estado en algun momento de su vida tratando de bajar de peso, sea con una dieta formal, con la receta que le pasaron las amigas o con la última píldora para adelgazar.

Aquí presentamos 5 de los errores que con mayor frecuencia se comenten al tratar de adelgazar. Hágase un favor... trate de evitarlos.
Error # 1: Matarse en el Gimnasio sin Cambiar de Alimentación
¿Sabía que toda una semana de duras rutinas en un gimnasio/aerobix puede irse a la basura fácilmente si come un sólo bocadillo denso en calorías?
Un pastellillo, un helado, unas frituras, pueden acabar en 3 minutos con lo que logramos avanzar toda la semana con ejercicio. Y otros alimentos que parecen saludables, también pueden estropear lo que obtuvo con sudor y esfuerzo: jugos de frutas (sí, leyó usted bien), yogurt, cereales con leche.
Aunque es muy cierto que el ejercicio es un excelente complemento a una buena dieta, definitivamente no puede sustituir a una dieta adecuada.
Con los alimentos modernos densos en calorías de hoy en día podemos fácilmente consumir el triple de las calorías que necesitamos al día, sin siquiera notarlo: pastelillos, caramelos, bebidas gaseosas, helados, frituras... la lista es larga.
Aunque pudiéramos pasar 8 horas al día haciendo ejercicio, nunca podríamos llegar a compensar el exceso de calorías consumido con una pequeña porción de estos alimentos "chatarra". Como lo explico en mi libro "La Dieta Final", también hay alimentos que la sabiduría popular considera como "sanos" y que realmente están muy lejos de serlo. (lea gratuitamente el Capítulo 1 del libro aquí)
Error # 2: Pensar que con bebidas "light" o dietéticas adelgazaremos
Le tengo malas noticias: Nadie jamás adelgazará tomando bebidas dietéticas.

1. porque no aportan ningún nutriente en absoluto

2. porque el efecto psicológico de tomar una bebida con "cero calorías" nos da "puerta abierta" para consumir más calorías de los otros alimentos. Estudios serios han detectado que las personas que consumen estas bebidas terminan consumiendo más calorías que aquellas que no lo hacen (Fuhrman 2003).
Además hay un gran riesgo: el Aspartame®, el Nutrasweet® y el Splenda® (endulzantes artificiales sintéticos) son sospechosos de ser causa de cáncer y tumores cerebrales (Roberts, 2002), puesto que son productos químicos totalmente artificiales y sintetizados en laboratorios industriales, ni una pizca de ellos es natural, no contienen ninguna fibra, vitaminas, u otro nutriente benéfico.
Error # 3: Adelgazaremos tomando *mucha* agua
El agua es un elemento indispensable para la alimentación del ser humano. Debemos tomar suficiente agua para nuestras necesidades diarias. Sin embargo, tomando más agua de la necesaria no lograremos adelgazar. 
Nuestro cuerpo esta muy bien diseñado, y no lo podemos "engañar" pues detecta perfectamente que necesita ciertos nutrientes. El agua carece de nutrientes, y de calorías. El cuerpo humano necesita calorías provenientes de carbohidratos complejos y proteinas, también de fibra, fitoquímicos, ácidos grasos, vitaminas, minerales, antioxidantes, etc. La única manera de adelgazar sanamente es consumiendo muchos nutrientes y pocas calorías.
Ahora bien, todos los alimentos, en especial aquellos ricos en proteínas, requieren de agua para su digestión. Si usted come mucha carne y harinas refinadas, pero pocas frutas y verduras, necesitará mucha más agua para poder digerir esos alimentos "secos".
Error # 4: Para adelgazar sólo debo comer menos
Falso. Aunque mañana comienzara usted a comer la mitad de lo que hoy come, lo más seguro es que aún seguirá ganando peso - aunque más lentamente, y además sufrirá un hambre "de muerte". Esto es porque el 90% de la población se alimenta equivocadamente, con ingredientes altos en calorías y bajos en nutrientes naturales. 
El error no está en "cuánto" comemos sino en "qué" tipo de almientos comemos. Hay alimentos naturales que - aunque coma todo el día hasta saciarse - le ayudarán a adelgazar, puede comer "kilos" de estos alimentos al día, y de hecho yo le recomiendo que lo haga. Y por otro lado hay ciertos alimentos o ingredientes procesados y de consumo muy común que nos harán engordar aún si ingerimos una pequeña cucharada al día. ¿Observa la diferencia abismal?
No es la cantidad, es la calidad. En el Libro Dieta Final le mostraré cómo comer MUCHO y aún así adelgazar, quedar satisfecho y mejorar su salud. (lea gratuitamente el Capítulo 1 aquí)
Error # 5: Para adelgazar, compraré una caja de Xenical ®
Si bien las cápsulas Xenical® (Ingrediente activo: Orlistat) y otras cápsulas equivalentes tienen un cierto grado de absorción de grasa dietética (la grasa que se ingiere, no la que ya tenemos acumulada en el cuerpo), las cápsulas no son la solución, pues no se está intentando atacar el problema de raíz (la mala alimentación) sino que es un paliativo para seguir comiendo alimentos con grasa sabiendo que por otro lado la podemos eliminar usando Xenical® (según el fabricante, Roche, esta eliminación es como máximo de sólo un 30% de la grasa que se ingiere). 
Estoy tomando el ejemplo del Xenical® porque es un medicamento aprobado por las autoridades sanitarias por no causar hasta el momento efectos secundarios. Pero tenga mucho cuidado si intenta tomar otro medicamento o sustancia para adelgazar distintos al Xenical® pues puede poner en grave peligro su salud.
 
Conclusión
No hay nada que pueda sustituir una alimentación verdaderamente sana constituida en su gran mayoría de alimentos naturales, no procesados, frescos y "vivos", con alta cantidad de fibra, anti-cancerígenos, anti-edad (antioxidantes) otros muchos nutrientes que no se encuentran en un alimento de "comida rápida" ni en la comida que el 90% de la población está acostumbrada a comer diariamente.
Si usted desea en verdad adelgazar rápidamente y a la vez mejorar su salud dramáticamente, no hay atajos, sólo una alimentación adecuada y ejercicio moderado supervisado por un profesional.

Por: Vicente Victorica
Autor del Libro Dieta Final

 

LAS GRASAS TRANS


Para muchas personas es difícil comprender la lenta destrucción en nuestro organismo y las graves enfermedades que nos ocasionan ciertos tipos de ingredientes.
Si a usted le ofrecieran un vaso con cianuro, por supuesto no se lo tomaría, porque sabe que es un veneno con consecuencias inmediatas
Pero cuando no vemos o sentimos los efectos inmediatos de los alimentos que ingerimos, pensamos que son sanos o que al menos no nos harán daño nunca.
Sobretodo cuando el efecto inmediato es un sabor "agradable" o "familiar".
Esto es lo que está pasando con los muchos de los ingredientes que se utilizan en la preparación de alimentos modernos, que literalmente son venenos a largo plazo con un sabor agradable. Los laboratorios de la industria alimenticia pueden imitar casi cualquier sabor o aroma con sustancias químicas y saborizantes artificiales.  
El mejor ejemplo de un veneno a mediano plazo son las Grasas Trans, o grasas "hidrogenadas". Son la versión sintética de la manteca de cerdo: fueron diseñadas en el laboratorio con un sabor y consistencia similar, y su vida útil se alarga en gran manera antes de hacerse rancias. Pero todo viene con un precio: la salud del consumidor.
Usando la misma visión limitada de que si una comida no mata inmediatamente al ser ingerida, tiene que ser sana, la FDA y otros organismos "reguladores" de la salud pública en el mundo han aprobado el uso de muchos ingredientes y alimentos que son mortales a mediano y a largo plazo.
Incluso nuestros niños están en peligro al comer las "patatas a la francesa", que siempre son fritas en grasas trans. El estudio médico "Bogalusa Heart Study" publicado en 1992 [1] confirmó la existencia de placas grasas y depósitos en las arterias de la mayoría de los niños y adolescentes norteamericanos. Esto es el principio de la arteriosclerosis y los ataques cardiacos. Este es uno de los resultados de consumir alimentos con grasas poli-saturadas de origen animal o hidrogendas de origen vegetal.
El problema con las grasas trans es que su efecto es acumulativo, y al llegar a los 40 años de edad, una persona que se ha alimentado constantemente con ingredientes como estos, tiene un 40% de sufrir un ataque al corazón. [2]
Qué son las "Grasas Trans"
Es un lípido sometido a un proceso de "hidrogenación", en el cual se agregan moléculas de hidrógeno a las grasas no saturadas, y estos aceites que son líquidos a temperatura ambiente, se vuelven grasas más sólidas, como la margarina.
El objetivo de este proceso artificial es que su vida útil se extienda y puedan ser reutilizadas una y otra vez en los restaurantes de comida rápida, o pueden ser añadirlas a las galletas o la repostería para dar consistencia y sabor.
Aunque la hidrogenación no hace que la grasa se sature totalmente, crea ácidos grasos trans, que son tan dañinos como las mismas grasas saturadas de origen animal.
Consecuencias
Se ha acumulado evidencia que vincula a estas grasas producidas artificialmente con el cáncer y enfermedades cardiacas. Por ejemplo, pueden elevar el riesgo de cáncer de pecho hasta 40% [4]
El colesterol sube más al ingerir grasas trans, que si consumiera alimentos con colesterol [3]. Muchos alimentos elaborados con aceites hidrogenados se anuncian como "libre de colesterol", pero en el nivel de colesterol, el efecto de consumir donas fritas con manteca vegetal es peor que comer ocho tiras de tocino (bacón).
Consejo
Mi consejo es evitar en todo lo posible consumir los alimentos que contienen grasas trans. Lea las etiquetas para identificar ingredientes como: "aceite vegetal parcialmente hidrogenado", y no consumirlos.
Esta es la lista, que no pretende ser completa, de alimentos que con grasas trans:
  - Patatas fritas a la francesa (french fries)
  - Panadería como Donas, Cuernitos (crossain), Pan Danés, Hojaldre, etc.
  - Muchos tipos de galletas (lea la etiqueta)
  - Sustitutos de crema para café no lácteos (como cofee-mate)
  - Gatorade y otras "bebidas deportivas" (lea los ingredientes si lo duda)
Y todo lo que contenga como ingrediente base:
  - Margarina
  - Sustitutos de mantequilla
  - Manteca vegetal (aceites hidrogenados de palma, coco, soya, etc.)
Conclusión
No sólo debemos evitar este tipo de ingredientes dañinos para tener niveles sanos de colesterol, triglicéridos y glucosa, sino también debemos procurar aquellos ingredientes y alimentos naturales realmente sanos, existen cientos de estos que nos brindan toda la fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes y anti-cancerígenos. Los alimentos naturales de origen vegetal ricos en fibra nos protegen de cáncer, obesidad, y enfermedades cardiacas.
Pero tristemente la persona promedio sólo consume regularmente el 5% de ellos.
En su salud, usted decide, hágalo sabiamente.
Por: Vicente Victorica
Autor del
Libro La Dieta Final