miércoles, 25 de julio de 2012

LAS BONDADES DEL YOGURT


Disminuye el colesterol, favorece la absorción de grasas, combate la diarrea y estreñimiento, evita las infecciones y reconstruye la flora intestinal. ¿Te parece poco?


El yogurt, definido por el Codex Ali­mentarius como leche, (usualmente de vaca) que ha sido fermentada con Streptococcus thermophilus y Lactobascillus bulgaricus, bajo condiciones definidas de tiempo y temperatura; es un alimento nutritivo y funcional conocido desde la antigüedad. Se destacan sus efectos beneficiosos para el organismo humano, por su contenido de nutrientes y de mi­croorganismos no patógenos y no tóxicos.
Entre sus ingredientes activos destaca el calcio, el mismo que en el cuerpo humano está presente principalmente en los huesos y en los dientes, así como en el fluido intra y extracelular. Las pérdidas diarias de calcio se pueden reemplazar a través de la dieta. La ingestión adecuada de calcio puede ser benéfica para la prevención y tratamiento de la osteoporosis.
Los adolescentes y las personas de edad avanzada son particularmente vulnerables a los efectos adversos de la ingestión in­adecuada de calcio. Los productos lácteos proveen un alimento rico en calcio de alta biodisponibilidad, es decir bastante utilizable por el organismo.
Cabe precisar, que el yogurt en particular es un alimento muy bien tolerado por su buena digestión (se digiere dos veces más rápido que la leche). Para las personas con deficiencia de lactasa, es una opción saludable en todas las etapas de la vida. Además, el calcio presente en el yogurt se ha disuelto en el ácido láctico del producto, haciendo más fácil la absorción de este importante mineral.
Otros ingredientes activos importantes del Yogurt son las proteínas, que en el caso de este producto son de de alto valor biológico. Las proteínas en el yogurt se encuentran en una mayor concentración que en la leche y su importancia radica en que interviene en la formación, mantenimiento y renovación de los tejidos corporales.
Fuente importante de vitaminas,
minerales y oligoelementos
Por su contenido de Magnesio y Zinc, el yogurt contribuye en el funcionamiento adecuado del sistema inmunológico del cuerpo, además de facilitar los procesos de mineralización del sistema óseo.
Como fuente de Vitaminas del Complejo B Tiamina, Riboflavina, Cianocobalamina, Desempeña un papel muy importante en la utilización de la energía y contribuye en el funcionamiento del sistema nervioso.
Por su aporte en Vitamina C, contribuye en la cicatrización de heridas, la reparación y man­tenimiento de cartílago, huesos y dientes. Interviene como antioxidante bloqueando parte del daño causado por los radicales libres a los tejidos del cuerpo.
El Yogurt también aporte Vitamina A y Zinc; composición nutricional que indica su poten­cial como Alimento de calidad.
Reduce trastornos intestinales y
mejora la tolerancia a la lactosa
Son muchos los mecanismos de acción de las bacterias probioticas para evitar la coloniza­ción y el desarrollo de gérmenes patógenos y para estimular el sistema inmunitario.
Los Lactobacillus, inhiben el crecimiento de bacterias enteropatogenicas (Escherichia, Sal­monella, Shigella, Pseudomonas, Clostridium y Staphilococcus) al producir sustancias anti­microbianas; además reducen la capacidad de las bacterias enteropatógenas para colonizar, lesionar la mucosa intestinal y producir enfer­medad; así como mejora el tránsito intestinal por acción del Lactobacillus Acidofilus, y la fibra (pectina) proveniente de las frutas. Esto explica su participación en la prevención de trastornos intestinales (diarrea, flatulencia, estreñimiento o infecciones digestivas)
Asimismo, los Lactobacillus degradan los azúcares de la leche (lactosa), generando ácido láctico, favoreciendo de esta manera su digestión y evitando el desarrollo de bac­terias dañinas en el intestino derivadas de la descomposición de los alimentos. Contando así las personas con intolerancia a la Lactosa con un alimento alternativo: El Yogurt.
Fortalece el sistema inmunitario y tiene un efecto metabólico.
Los Lactobacillus favorecen la producción de IgA a nivel intestinal y estimulan la activación de los macrófagos así como las estructuras linfoides; reforzando de esta manera las defensas inmunitarias locales y generales.
Diferentes estudios demuestran que el con­sumo de Yogurt elaborado con leche descre­mada, ha tenido una respuesta favorable en la disminución de los niveles de colesterol, por lo que puede pasar a formar parte de la dieta en aquellas personas que presentan riesgo cardiovascular.
Hay más de una razón por la cual el consumo de yogurt se convierte en un aliado de la salud. Atrévete a probarlo.



Por:
Lic.
Marleni Cajusol Morillo
CNP 1982
luzcam4@hotmail.com